miércoles, 9 de enero de 2013

Acto frente al Ministerio de Justicia de la Nación en repudio al "asado" en la ESMA

Decenas de organizaciones se manifestaron este mediodía frente a la sede del Ministerio de Justicia de la Nación para denunciar el “asado” realizado el pasado 27 de diciembre en el predio donde funcionara el centro clandestino de detención (CCD) de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Se protestó por los diversos usos que se le dan al sitio de la memoria, que terminan diluyendo la construcción de la misma. Por Corresponsal Popular / Fotos: Alicia Gómez.
Por ANRed - L (redaccion@anred.org)
Por el CCD ESMA pasaron cerca de 5000 detenidos-desaparecidos. La mayoría de ellos fueron arrojados, aún vivos pero adormecidos, al agua del Río de La Plata mediante los siniestramente llamados “vuelos de la muerte”. Quienes morían en la ESMA en un día que no era el del “traslado” eran incinerados allí. En una jerga del horror, los perpetradores se referían a esa cremación de los cuerpos como los “asaditos”. Esa palabra, que se escuchó infinidad de veces en la voz de los sobrevivientes y en las denuncias judiciales pero también periodísticas, volvió a sonar este principio de año.


Trabajadores de ATE Justicia denunciaron en la última semana que el ministro de Justicia y Derechos Humanos Julio Alak había ordenado asistir al lanzamiento del Plan Estratégico de esa cartera, que se realizó el 27 de diciembre pasado en la ex ESMA y que terminó con un asado allí.



Frente a este hecho, hoy al mediodía, frente a la sede del Ministerio, llegaron varias decenas de militantes políticos, sociales, gremiales y de derechos humanos, que confluyeron con los trabajadores de ATE Justicia para repudiar el “asado” gubernamental . En una especie de radio abierta ubicada frente a la puerta del ministerio de la calle Sarmiento al 300 se dio lectura a un documento donde se denunciaban los distintos usos del predio, que redundan en una banalización de la memoria de lo que allí sucedió y de aquellos que fueron asesinados y desaparecidos por la Armada durante la última dictadura. Después, distintos militantes tomaron el micrófono e hicieron conocer su posicionamiento particular.



Por la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos habló Enrique Fukman, sobreviviente de la ESMA. También tomaron la palabra Mirta Baravalle y Elia Espen, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Las siguió Patricia Walsh, diputada nacional con mandato cumplido, ex legisladora porteña e hija del periodista y militante Rodolfo Walsh, secuestrado por el grupo de tareas de la ESMA. También se dirigió a los asistentes el periodista y ex diputado nacional Miguel Bonasso y, por último, Pablo Micheli, dirigente de la CTA no oficialista.


A continuación, reproducimos el documento:
Basta de acciones que agravian la memoria de nuestro pueblo en el Centro Clandestino de Detención ESMA
Mientras se está desarrollando el mayor juicio de la historia por crímenes de genocidio, como es el juicio contra 68 genocidas de la ESMA, intrépidos y obsecuentes funcionarios se atreven a ofender la memoria de nuestros compañeros, realizando un asado de fin de año, en lo que fue uno de los mayores centros de exterminio que utilizó la dictadura genocida para perpetrar la desaparición de 5000 compañeros.
Por la memoria de los 30 mil compañeros detenidos-desaparecidos, por lo que representan en la historia de nuestro pueblo, por sus luchas, porque fue una generación que intento cambiar esta Argentina, por sus familiares y por nosotros como sobrevivientes que seguimos resistiendo, no podemos dejar pasar por alto semejante ofensa y semejante desprecio a lo que fue la lucha de todos estos años por producir una marca memoriosa, como fue expulsar a los marinos de ese lugar e intentar transformarlo en un espacio para la memoria
Es de público conocimiento la postura de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos respecto a los sitios de memoria. Consideramos que los mismos deben ser el reflejo de lo que allí sucedió; no es posible reemplazar lo ocurrido en esos lugares por banalidades de ningún tipo, mucho menos asados, brindis, o anuncios gubernamentales.
Ya hace más de cinco años advertimos que las propuestas sobre el destino del predio implementadas llevarían a desvirtuar el sentido del Centro Clandestino de Detención ESMA como espacio de memoria y de interpelación, y se vaciaría de contenido uno de los lugares donde se planificó y puso en marcha el genocidio.
Los carnavales, murgas, recitales musicales, carreras de bicicletas, maratones, clases de cocina y ahora un asado nos dan la razón.
Nuestra lucha ha sido por la memoria, la verdad y la justicia. Por eso es que somos parte querellante en el Juicio contra los represores de la ESMA; para reclamar justicia por todos los crímenes sucedidos en ese centro clandestino de detención y exterminio. Las cremaciones, "asados" en la jerga interna de ese centro de exterminio, que realizaban los genocidas, con los cuerpos de los compañeros, fueron parte de esa criminalidad genocida. Todos estos hechos fueron denunciados por los sobrevivientes en el juicio, que luego de dos años, finalizara el año pasado, y se reiterarán en el que se está llevando a cabo.
Por eso nos ofende una acción tan canallesca como esta, la de realizar un asado y un brindis donde hubo tanto dolor.
Estos lugares son el símbolo físico de los sitios donde se perpetró el exterminio de cuerpos y se diseminó terror hacia toda la sociedad, es la simbología con la que contamos para señalar dónde quedaron nuestros compañeros detenidos - desaparecidos.
Aun no encontramos las palabras justas con la que deseamos expresar nuestro repudio a estos funcionarios, que dejan de lado esa historicidad para hacer en el presente sus festejos políticos partidarios.
Entendemos que tan grande afrenta de parte del Ministerio de Justicia y de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nacion debe ser respondida por parte de los responsables con una medida acorde a las circunstancias.
30000 COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS PRESENTES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada