sábado, 19 de febrero de 2011

Continuan testimonios. Los sacerdotes Jalics y Yorio entregados por el Cardenal Bergoglio

María Estevez inició los testimonios con su relato sobre la destrucción de la casa de Rodolfo Walsh, en San Vicente. Varios vecinos de la casa de Walsh ya declararon sobre ese tema, incluso el marido de la testigo Horacio Herrera.

A continuación Rodolfo Yorio, hermano del sacerdote secuestrado Orlando Yorio, declaró por primera vez ante la justicia. Orlando explicó como se enteraron de la desaparición de su hermano, el domingo 23 de mayo de 1976. Para esa época, Orlando venía teniendo problemas con las autoridades eclesiásticas, que criticaban su compromiso social en la villa. Orlando Yorio y Francisco Jalics fueron secuestrados juntos y mantenidos en cautiverio hasta el 23 octubre de 1976. La familia de Yorio se enteró de su secuestro, junto con otros catequistas de la Villa del bajo flores, a través de una llamada telefónica. A partir de ahí empezó la búsqueda sin éxito del paradero de Yorio y Jalics. Por alguna extraña razón que no puede recordar el testigo, al día siguiente ya sabía que su hermano estaba en la ESMA. Al ser liberado 5 meses después, Jalics y Yorio confirmaron haber sido detenidos en la ESMA y en una casa en Don Torcuato.

Por último, Silvia Guiard declaró haber sido secuestrada junto con un grupo de catequista en la Villa del Bajo Flores el 23 de mayo de 1976. Silvia conocía a Orlando Yorio y Francisco Jalics, por pertenecer a un grupo de jóvenes que realizaban tareas sociales en esta villa. Silvia relató con muchos detalles su cautiverio de 24 horas en la ESMA, y su reencuentro con Orlando Yorio luego de su liberación.

Tanto Rodolfo Yorio como Silvia Guiard, mencionaron el clima amenazante que vivían los sacerdotes antes de ser secuestrados y su expulsión de la compañía de Jesus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada