martes, 17 de junio de 2014

TESTIMONIOS. "Ni olvido ni perdón: quiero condena individual y social a tanta infamia"

Fue la exigencia de Elena Monti en la audiencia de hoy. También declararon Dante Barcos, Claudia y Mónica Dittmar, Juliana Abriata y Lidia Frank.

Los casos de la familia Donadío

El testimonio de Elena Monti
Su madre, Ana Catalina De Monti, apareció asesinada, tras ser secuestrada de su casa. Su compañero, Ricardo Sáenz (510), y su primo, Alberto Donadío (467), siguen desaparecidos, tras haber estado en la ESMA.

Sobre Clarín
Elena relató los daños que sufrió su familia, causados por el terrorismo de Estado de la última dictadura cívico-militar. Luego contó que “el 22 de junio de 1983 tuve que leer una noticia publicada por el diario Clarín, que se titulaba: `No hubo irregularidades en la morgue´. Decía que lo había establecido la Cámara, después del estudio de 106 casos. En esa nota estaba mi madre. También decía que había sido muerta en un enfrentamiento. Yo me pregunto todavía qué pasó con esas dos informaciones. La autopsia decía `paro cardio respiratorio´ y el diario Clarín decía que había sido una subversiva y que no había habido irregularidades en la morgue”.

“El Topo” 
Así lo apodaban a Ricardo. Fue Lázaro Gladstein (caso 507) quien le contó a Elena que Ricardo “estaba muy enojado y triste por la muerte de mi mamá, que él sabía lo que le había pasado, que la habían torturado y que se había quedado en la tortura. También me cuenta que cuando los llevan a todos a la isla del Tigre (“Del Silencio”), y al regresar se dan cuenta de que El Topo no estaba allí, lo primero que hacen es preguntar por él, porque él había sido muy importante para los compañeros. Él había podido tranquilizarlos, hacerlos reír un poco, había logrado algunos beneficios de parte de algunos guardias. Me dicen que cuando regresan de la isla del Tigre preguntan por El Topo y un guardia les dice que se había puesto muy loco y lo tuvieron que mandar para arriba”.
Antes de finalizar la audiencia, se exhibió la foto de Ricardo y Elena cuenta que “es el de la izquierda, el de la sonrisa, yo me quedé con la sonrisa”.

Las consecuencias en las familias

Elena pidió referirse “un poquito a las consecuencias que yo siento, además de la desaparición de los seres queridos, las consecuencias que yo sufro son familiares. Es el día de hoy que no me relaciono con mi hermano, porque él piensa que soy responsable de lo que le pasó a mi madre. En lo laboral, estuve 10 años sin poder laburar de lo que había estudiado y era mi vocación. Me jubilé en el año 2010 como docente”. Luego se refirió a su hijo, Martín: “sufrió indiscutiblemente, lo que a esa altura de la vida no se le puede explicar a nadie. Sentimos tanto miedo, tanta inestabilidad, no teníamos lugar donde vivir, donde estar. Eso le provocó una complicación en su desarrollo emocional, que fue superando a lo largo del tiempo, luego de un costoso tratamiento. Por suerte hoy es un hombre bueno, que no buscó venganza, pero que se perdió vivir con un padre como el que tuvo. Si mis seres queridos hubiesen tenido el juicio que le dan a los asesinos, la historia hubiera sido diferente”.
“Lidia”
“Agradezco que me ayuden a dar visibilidad a esta mujer, porque para nosotros fue un terrible misterio. En su declaración, Liliana Pellegrino comenta que se encontraba en el lugar con una mujer, que era fonoaudióloga, que después supo que su apellido podía ser Batista, que tenía dos hijos, que su esposo trabajaba en un negocio familiar en la calle Florida. Yo agradezco poder decir que Lidia era parte de esta familia, de nosotros. Cuando leo el testimonio, leo lo siguiente, que es que ella no sabía cómo contactarse con la familia y va contando lo que pasó con Lidia. Era el 7 de diciembre, la vienen a buscar, la llevan a Lidia para liberarla. La van a liberar. Al rato la escucha llorar. Reconoce el llanto, le pide al guardia que por favor la deje hablar. Le cuenta que estaba muy triste porque estaba preocupada porque no podía dormir. La pararon contra la pared. Le dispararon un dardo en la ingle, y le muestra un agujerito negro y un moretón. Le pregunta a un guardia y Lidia le comenta a Liliana Pellegrino que como ella tenía problemas de insomnio, tomaba 15 miligramos de Valium todas las noches, que se había despertado en un lugar rodeada de muchos otros compañeros que estaban vomitando, tosiendo, que les dice a los guardias que estaba despierta, le pegan y la llevan a ese lugar con Liliana”.

Para finalizar, Elena dijo: “Voy a hacer mías unas palabras que dijo Liliana Pellegrino. Nunca les voy a perdonar el tiempo que me robaron con mi hijo. Cuando sobrevivir es tan difícil y soñar y reír nos cuesta tanto, pienso en vos y quisiera regresarte, haberme hundido yo en ese espanto. Dame ese perdón tan necesitado. Me enseñaste la entrega y el cuidado. Con ese capital, me abandonaste y no pude avanzar a ningún lado. Siempre te vi valiente, festejando con alegría y afecto. Cuántas cosas me quedaron pendientes de decirte, honrarte. Fuiste y sos mi luz. Entregaste tu vida para dejarme a salvo… eso fue lo que nunca he merecido… no he podido lo suficiente con lo que hicieron esos desalmados. Gracias mamá por ser tan generosa. Ni olvido ni perdón: quiero condena individual y social a tanta infamia”.

Los casos de Claudio César Adur y Bibiana Martini (785 7 786)

El “Turco”, quien era periodista, y Bibiana fueron privados ilegalmente de la libertad, con violencia, abuso de funciones y sin las formalidades prescriptas por la ley, el 11 de noviembre de 1976 a las 4:00 horas, en su domicilio, en la Ciudad de Buenos Aires. El operativo fue realizado por al menos diez personas vestidas de civil, fuertemente armadas, quienes se movilizaban en dos vehículos: una camioneta verde oliva y un auto Ford Falcon. Las dos víctimas fueron llevadas a la ESMA, donde permanecieron en cautiverio bajo condiciones inhumanas de vida, con los números 49 y 50. Claudio y Bibiana siguen desaparecidas.

El testimonio de Dante Raúl Barcos

El testigo contó que “estaba cursando el colegio secundario nocturno y compartía el departamento con un compañero del trabajo y un amigo”. Se fueron a dormir cerca de la medianoche y a las pocas horas sonó el timbre: “mi amigo se levantó y cuando fue a abrir se encontró con un fusil que le pusieron en la cara y le hicieron abrir la puerta. Me despertaron con dos ametralladoras en la cara. No sabía qué pensar. Después de muchos insultos y gritos, me hicieron vestir y caminar con un bastón. Me sacaron el bastón y me hicieron bajar por el ascensor. Se escuchaba mucho silencio”. Dante declaró que después de caminar por la calle, lo subieron a un auto, y lo llevaron a un lugar, con los ojos vendados. Al llegar al destino, le asignaron el número “098”. “Me dijeron que escribiera todos los nombres de las personas que conocía vinculadas con gente que andaba en cosas así, `guerrilleros´ los llamaban ellos. No tenía idea de nada de eso. De la forma en la que me lo pedían, parecía que significaba un problema para mí. Después, ha pasado tanto tiempo que no sé precisar si fueron horas, si fue en el mismo día o en el siguiente, porque se pierde la noción total del tiempo, me llevaron para arriba, por un ascensor”, sostuvo el sobreviviente.
Luego narró que en ese lugar le dijeron que él conocía a Mónica, pero que recién supo quién era un rato después, cuando el guardia le levantó la capucha y “vi a varias personas, a mi amigo (Mario Salvatierra) y su novia, que la conocía de haberla visto algunas veces, y había otra chica, que era Mónica (Laffitte de Moyano, caso 671), ahí conocí quién era Mónica, pero no la conocía de antes”. Dante recordó que escuchó a Mario y a Claudio Adur conversar ahí, ya con las capuchas puestas nuevamente, sobre Filosofía. “Claudio Adur le decía a Mario que los griegos eran los culpables de todas las confusiones del Occidente, por eso me quedó grabado”.
Un aniversario en la ESMA 
“Hay algo que me llamó la atención, fue muy emotivo por las circunstancias en las que estábamos. Nos daban de comer un miñoncito chiquitito con un churrasquito. Yo me comía hasta las miguitas que se caían al piso. Este muchacho (Claudio Adur) había juntado las miguitas y había fabricado un muñequito, que no sé qué simbolizaba, pero estaba conmemorando una fecha de pareja, entonces le regaló a ella ese muñequito que había construido. Fue tan emocionante, que nos hizo olvidar por un momento el mal momento que teníamos”, recordó Dante.

El testimonio de Claudia Dittmar, cuñada de Hernán Abriata
“El sábado 30 de octubre estábamos durmiendo en la casa de mis padres, mis hermanos, los familiares de Juliana Abriatta y yo. A las 2:00 de la madrugada suena una explosión que rompe parte de los vidrios de la casa. En ese momento, todos habían salido y quedamos dentro de la casa Juliana y yo. Por ser militantes de la UES, teníamos material, revistas y volantes. Le dije a Juliana que teníamos que esconder esa documentación. Vimos que había personas en la terraza. Nos aproximamos a la última habitación. Había una cantidad de uniformados con armas largas”, recordó Claudia.

Luego contó que, ante la insistencia para que salieran de la casa, “Beti, la mamá de Juliana, dice que esperen, que éramos sólo unas nenas, que ya íbamos a salir. Intentamos romper el montón de revistas y volantes, pero no pudimos. Lo meto en el caño del inodoro. Cuando salimos a la calle, nos apuntan con un arma en la cabeza”. Durante el operativo pudieron escuchar que buscaban a Hernán Abriata (caso 115). 

Después de un rato, los atacantes se fueron de la casa. Al día siguiente, la familia supo que “acaban de llevarse a Hernán”, contó Claudia. “El lunes yo iba al Liceo 9, por la tarde, fui a la escuela. En la esquina me para Javier Urondo y me dice que no puedo ir a la escuela, que tengo que dejar la escuela. Faltaba sólo un mes para terminar el año. Fui con él a su casa, vivía con su mamá, Graciela Murúa. Me quedé con Javier dos semanas, hasta que un día Chela nos dice que Claudia Urondo y el Jote habían caído y había que levantar la casa. 

Los casos de Adriana Gatti (caso 683), Ricardo Carpintero Lobo (249), Eduardo Testa y Norma Masuyama

Claudia habló sobre Ricardo, porque había sido novia de su hermano Pablo, y acudió a él en busca de un lugar para quedarse. Así fue como estuvo durante un tiempo en la casa de una prima de ellos. Luego, Ricardo fue secuestrado. Su compañera, Adriana, se mudó con Norma y Eduardo: “El 8 de abril de 1977 son baleados los tres”. Adriana y Norma estaban embarazadas de 8 meses cuando fueron asesinadas. El certificado de defunción de Adriana decía que tenía una “herida de bala en la cabeza, otra en el abdomen y otra en el pecho”. 

El testimonio de Mónica Dittmar, compañera de Hernán

La testigo relató que estaban con Hernán en la casa, cuando alrededor de las 2:30 horas de la madrugada “golpean la puerta y escuchamos la voz del padre de Hernán diciendo: `Es papá´. Hernán se levanta, tiran la puerta. Tito venía esposado, lo traían con un antifaz que le cubría la vista. Me levanto. Lo ponen en un rincón, a mí también. Veo pasar a varios hombres vestidos de una manera extraña, con chaleco, municiones, armas largas, boina”.
“Se lo llevan (a Hernán)”, contó Mónica, quien pudo ver a “esta persona, que me dice que es de rutina, que al día siguiente íbamos a tener información y datos. Veo un carnet verde con la foto de él, lo miro, miro la foto, lo miro a la cara y me dice: `Soy el subinspector Mario Alfredo Sandoval, estoy en la Superintendencia de Seguridad Federal, al mediodía pueden tener información”. Mario Alfredo Sandoval  - Apodado “Churrasco”, fue oficial de Coordinación Federal. Días atrás se aprobó el pedido de extradición desde Francia, pero para ser juzgado en la Argentina solamente por el caso de Hernán Abriata, quedando excluidos los de las otras más de 600 víctimas por las que está acusado.

La carta de Hernán
“La traje”, dijo Mónica, en referencia a un escrito que le entregó una persona, que dijo que ser un guardia “que se había encariñado”. “Es su letra, muy amorosa, cuánto me extraña, me quiere, a su familia, mis hermanos. Hay partes tachadas, que hemos tratado de ver si decía algo, pero están tachadas. Termina diciendo que me vaya bien en la Facultad, que cuide a mis hermanos. Manda besos y cariños para la familia. Es una carta muy amorosa”.
Testimonio

“Traje fotos. Quiero disfrutar este testimonio. Fueron muchos años de pensar que uno puede llegar a este momento, por los compañeros, por Hernán, por todos. Es muy importante. Decirme que estoy leyendo es una falta de respeto al testigo. Vine con mis fotos, cuento la historia que me pasó a mí, nadie me la tiene que contar”, dijo Mónica como respuesta a uno de los abogados defensores, quien le preguntó si estaba leyendo su declaración.
Luego, a pedido de la testigo, se exhibió una foto de Hernán Abriata, quien tenía 24 años de edad cuando fue desaparecido.
“Sobre todo por los compañeros, por todos los que no tienen historias, los relatos, los testimonios: pido justicia, que llegue pronto. Muchos compañeros y familiares ya estamos viejitos”, dijo Mónica al concluir su testimonio.

El testimonio de Juliana Abriata, hermana de Hernán
Juliana relató el mismo hecho que Claudia Dittmar y también identificó a Sandoval como miembro del operativo en su casa. “Pasaron mucho años sin hablar de esto, parece que la memoria quiere apagar todo. A mí se me apagó mucho, pero con esa reapertura fui recordando en estos años todas las caritas de estos chicos. Era toda gente muy buena, que quería hacer un mundo mejor.  Supongo que deber haber pasado con todas las familias que sobrevivieron: nos destrozaron, nos transformaron en personas tristes, enojadas, quedamos muy heridos. Esta semana vi unas fotos de Adriana Gatti y de su compañero, me acordaba las caras de ellos. Agradezco que se esté haciendo el trabajo de ustedes, que no los borren. Lo único que querían era una Patria justa y soberana. A los que mataron, a todos estos 30.000 compañeros que mataron, militaban por amor, no nos olvidemos”, dijo al finalizar. 

Los casos de Ricardo Alberto Frank, Laura María Mina y Sergio Antonio Martínez (479, 480 y 481)
Ricardo era estudiante de Arquitectura en la UBA, oriundo de Trenque Lauquen. El 10 de noviembre de 1978, pasada la medianoche, fue privado ilegalmente de su libertad, con violencia, abuso de funciones y sin las formalidades prescriptas por la ley, en la casa en la que vivía con su madre, Lidia Juana Antonia Huarte de Frank, en la Ciudad de Buenos Aires. Ricardo fue llevado a la ESMA, donde permaneció en cautiverio bajo condiciones inhumanas de vida y sigue desaparecido.

Laura y Sergio, apodado “Yoyi”, fueron secuestrados en el mismo lugar, horas más tarde. Ambos fueron llevados a la ESMA. Laura fue liberada, pero Sergio sigue desaparecido.
El testimonio de Lidia Frank, hermana de Ricardo
“En ese momento yo pensé que no lo iba a ver más a mi hermano, porque si bien en Trenque Lauquen ya había habido desapariciones, yo recordé la última conversación con mi hermano, en el último viaje que hizo en agosto. Los estudiantes desaparecen y no aparecen, dijo”.
Ricardo

Él tenía 21 años de edad cuando fue desaparecido y llevado a la ESMA. Su sobrino, hijo de Lidia, ya tiene 36: “tiene los años de su secuestro”, dijo Lidia en la audiencia. Luego leyó la última carta que le escribió Ricardo y además de las fotos compartió recuerdos: “tocaba la guitarra y se reunía con sus amigos”.
“Yo recalco la importancia del testimonio de hoy, porque es la primera vez que se toma como caso el de mi hermano”, dijo la testigo, y luego habló sobre las “consecuencias de esa desaparición en la familia, porque si bien fue hace 36 años, fue para toda la vida”. 
“Quiero dedicar mi declaración y mis años de militancia a los sobrevivientes, que son los que nos trajeron la verdad. Al Estado le pido que se haga justicia. Nosotros vamos a seguir luchando por la memoria, la verdad y la justicia. La justicia depende de ustedes, señores jueces”, dijo Lidia y luego pidió leer un escrito de su hermano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada