martes, 9 de noviembre de 2010

El fiscal pidió la derogación de los privilegios procesales para la Iglesia

El fiscal Félix Crous, titular de la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los Derechos Humanos, cuestionó hoy que "un ministro de un culto goce de semejantes privilegios", en referencia a la norma del código procesal mediante la cual el cardenal Jorge Bergoglio testimonió ayer en su despacho de la Curia en el marco del juicio por violaciones a los derechos humanos en la ESMA.

"Son jerarquizaciones simbólicas anacrónicas para una república democrática", afirmó Crous en declaraciones a Télam en las que sostuvo que "debería derogarse" el artículo 250 del Código Procesal Penal que concede ese "tratamiento especial".

Esa norma identifica a los funcionarios públicos que están exentos de acudir a los tribunales para declarar como testigos y en uno de sus párrafos alude a "los altos dignatarios religiosos" quienes podrán hacerlo "en su residencia oficial" donde deberán trasladarse los jueces.

Ayer los integrantes del Tribunal Oral Federal 5 concurrieron al despacho del titular de la Conferencia Episcopal para escuchar su testimonio en el juicio que se lleva adelante por los delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención que funcionaba en la ESMA.

"Me causa mucha impresión que días atrás el general Carlos María Marturet, Jefe de la Dirección 1 del Estado mayor General del Ejército haya venido a declarar al juicio del Vesubio, personalmente y sin uniforme, como un ciudadano más, honrando la igualdad republicana, y en cambio un ministro de un culto goce de semejantes privilegios", analizó Crous.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada