lunes, 10 de febrero de 2014

Nuevos testimonios y otro genocida muerto impune

Terminada la feria judicial, se reanundaron las audiencias en el juicio ESMA III. Este tercer tramo  del juicio oral arrancó el 28 de noviembre de 2012. Durante este tiempo ya declararon 94 sobrevivientes y 174 familiares, compañeros y amigos de desaparecidos.  La impunidad biológica sigue haciendo mella, y un imputado más muere impune. Durante la feria judicial encontró la muerte el genocida Carlos Generoso, cuyo alías es Fragote, parte del grupo operativo de la Esma.

 Como todo reestreno, los defensores tienen que hacer su show, y hoy sin pena ni gloria lo expresó el defensor Fanego -¡Secretario del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal!- quien solicitó la nulidad del juicio.  La presidencia del Tribunal, esta semana a cargo del Dr. Obligado, pidió que sintetice los argumentos para poner en conocimiento a las partes y dijo que lo resolverán oportunamente.  A partir de allí, comenzaron las declaraciones testimoniales.

La primera testigo de hoy fue Alicia Orlando, sobrina de Irene. Por medio de un llamado de una amiga de su tía se enteraron del secuestro. Irene, había sido citada por genocidas que le ofrecieron devolver a su hijo, Mario Tempone, que estaba secuestrado, a cambio de un dinero. Irene no dudó y vendió todo lo que tenía. La suma que se estima ronda los U$s 80.000.

Los padres de Irene movieron cielo y tierra y entre el derrotero recurrieron a una entrevista con Monseñor Graselli. Graselli, tenía un fichero con las personas desaparecidas  en el que consultaba para darle algún tipo de "respuesta" a las familias.  En rigor, Graselli, su fichero y su cinismo –su modus operandi era intentar confundir y sacar datos a los familiares desesperados que acudían a las reuniones- son mencionados audiencia tras audiencia, sorprende que todavía se mantenga en libertad.  Irene Orlando dice: “Cuando ellos le preguntaron por mi tía, y por mi primo Mario Tempone, les dijo que “ no pregunten más”. Mi mamá le dijo “¿qué significa no pregunten más?” y Graselli les dijo que “no pregunte más porque se la iban a agarran con toda la familia.”

Irene Orlando, tenía 60 años, era psicóloga y tenía problemas cardíacos. Fue secuestrada en diciembre de 1977 y vista en la Escuela de Mecánica de la Armada.
Con sus más de 90 años a cuesta y con una entereza como pocas, llegó al estrado Clementina Lopez para prestar declaración testimonial sobre la desaparición de su hijo Juan Carlos Ramos a quien secuestran el 23 de septiembre de 1977. Unos compañeros de trabajo de Carlos, el negro que era delegado en una compañía de seguros, les dijeron que lo habían levantado de una confitería de la calle Entre Ríos y Belgrano. Los testimonios de sobrevivientes de Esma confirmaron que ese fue su lugar de cautiverio. Carlos era militante del Partido socialista de los trabajadores y tenía 31 años cuando lo chuparon.

El testimonio más largo del día lo brindó Walter Jekel, hermano de Rolando, militante montonero que había sido perseguido por la Triple A, y se refugió en Buenos Aires junto con su compañera. La última vez que su mamá, Olga Nayar vio a Rolando fue el día antes de su secuestro. Al día siguiente, recibe un llamado donde le informa que había sido detenido por las fuerzas conjuntas, las fuerzas de seguridad y que un oficial estaba controlando la llamada por lo que no podía decir dónde se encontraba.

Olga se encuentra con Edith Peyrano, la compañera de militancia y sentimental de Rolando, Le ofrece dinero para que se vaya a Uruguay pero Edith, rechaza la idea y decide enfrentar la situación tal como estaba planteada.

A fines de marzo del 77, un compañero de militancia de Rolando, llama por teléfono. Se trataba de Fanti, y es quien les informa que había sido secuestrado posiblemente con otros dos compañeros.  “Fanti nos hizo dar cuenta qué significaba,  la diferencia entre estar detenido y estar desaparecido.” Fanti, tenia unas pertenencias de su hermano que quiso entregarle, pero no volvió a verlo.

Hubieron 3 datos concretos para confirmar que Rolando estuvo en la ESMA, dice Jekel: Una sobreviviente que le cuenta que vio a su hermano muy de cerca mientras lo atendía un médico porque tenía una herida en el abdomen. Luego reciben una carta firmada por “Negra” que relata que vio a Rolando en la Esma y que tiempo después, preguntó por el destino y le respondieron: “a ese pibe lo vamos a hacer un buen buzo. Que iba a ser trasladado y lo iban a hacer buen buzo.” Y finalmente, el documento presentado en Europa por Osatinsky, Pastoriza y Milia donde dice que había estado cautivo en la ESMA

En la Escuela de Mecánica, Rolando se encuentra con su compañera, Edith y son trasladados juntos.
La última carta que recibió la familia Jekel fue en diciembre de 1984 y está dirigida “a un familiar de un terrorista muerto.” Es decir que sabían qué había pasado con Rolando.
Previamente al secuestro de Jekel, tuvieron un operativo en su casa de Mar del Plata donde rompieron todo el mobiliario y detuvieron a su madre.
Fanti es de apellido Lazarte, y también cayó en Esma y al día de hoy está desaparecido y como Rolando y Edith tenía 25 años. Walter concluyó su declaración con una fuerte exposición sobre los crímenes genocidas. “No se puede considerar obediencia de vida a un piloto que es cómplice que arroja personas vivas, semiconscientes desde el aire, eso se debe penalizar” “No solamente como persona o víctima de alguna manera de la represión, mi reclamo es que se haga justicia, aunque pasen 30 años más, aunque sean 100 años más, pero que esto no quede como un punto final.”

Guillermo Díaz Lestrem era abogado y el 20 de octubre de 1978 fue secuestrado. Su compañera, Blanca Matorra prestó declaración  y recordó que el 2 de diciembre de 1978, recibe la notificación que habían encontrado el cadáver el día 30 de noviembre bajo un puente en las cercanías del GEBA de Figueroa Alcorta (zona elegida por los marinos para liberar a los secuestrados). La versión oficial indicaba que murió de un paro, pero el hermano de Guillermo, que era médico desmiente esa versión.
Perez Lestrem había sido removido de su cargo defensor oficial cuando inició la dictadura del 76, y estuvo preso, primero en Devoto y luego en Sierra Chica hasta abril de 1977 por decisión de la junta militar.

Del entorno de Díaz Lestrem también fueron secuestrados Susana Caride, su secretaria, su ex esposa Nelly Ortiz Bayo, abogada, trabajadora de tribunales y militante montonera, que, a partir del primer secuestro de El Chino, pasó a la clandestinidad y Wenceslao Caballero, a quien asesinaron.

Fidel Ernesto Woitschah tenia 2 años el 19 de septiembre de 1977 cuando secuestraron a sus padres Pablina Miglio y Daniel Woitschach de la esquina de la casa de Avenida Avellaneda y Sucre de San Isidro. Él se quedó ahí “con una señora que teóricamente, mi mamá trabajaba con ella, que vio cuando se los llevan a mis padres y hace la denuncia en la comisaría de Martínez. Me quedé con ella un tiempo, hasta que me recupera la hermana de mi mamá, Alejandra, que hizo un juicio porque no me quería entregar.”
Qué supo de su padres, le preguntó el fiscal Guillermo Friele y respondió: “Lo único que se es que estuvieron en la Esma, por diarios, bah, por internet, pero nunca supe por qué se los llevaron.” Fidel tiene dos hermanas mayores que estuvieron 6 meses secuestradas y con las que pudo tener contacto hace pocos años. No hicieron la denuncia por miedo. Se le preguntó sobre la militancia de sus padres y respondió: “No, estoy buscando todavía. No se.” El brazo genocida afectó de tal manera a un nene de 2 años, hoy un hombre que todavía busca conocer quiénes fueron sus papás. Y en esa búsqueda, supo poco, pero sí que otros compañeros de sus padres como Mantecol y el Bichi,  también fueron secuestrados y estuvieron en la Esma.

Myriam Lewin cerró la ronda testimonial de hoy, y dio precisiones en torno a su declaración del tramo anterior de Esma. Esta vez su caso se está juzgando.  Habló de una relación de coordinación y convivencia entre las distintas fuerzas dentro de la Esma. Ella “pertenecía”  a la Fuerza Aérea, como también lo eran otros cautivos.

Cuando le preguntaron por Eduardo Suarez se quebró y contó que fue su profesor de periodismo. Suarez, junto a Rodolfo Walsh, Mario Galli, Sergio Tarnopolsky –todos detenidos desaparecidos en ESMA- fueron los creadores de ANCLA, la agencia clandestina de noticias, que ya en el 76 denunciaba los crímenes cometidos por los genocidas, la cantidad de militantes que se encontraban en los distintos centros clandestinos de detención, y de la existencia de los vuelos de la muerte.

Las audiencias se llevan a cabo los días lunes, miércoles y jueves desde las 9:30 de la mañana en la sala Auditorio de los tribunales de Comodoro Py.(www.apelabogados.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada