domingo, 23 de febrero de 2014

Causa ESMA III: Crónica del 19 de febrero de 2014

Hoy, 19/02/14, declaró Néstor Correa, ex secretario general y actual secretario de prensa del sindicato de docentes universitarios, la Asociación Gremial Docente de la UBA. Militante de Política Obrera (hoy Partido Obrero), Correa fue preso político durante el gobierno de Isabel Perón y la Triple A por su participación en la rebelión obrera conocida como el "Villazo", protagonizada por los trabajadores metalúrgicos de Villa Constitución, provincia de Santa Fe, en el año 75. Cuando los militares dieron el golpe de 1976, Correa se encontraba en la cárcel.
Laura Dabas comenzó a militar durante el secundario en el Colegio Lenguas Vivas donde formó parte de la Ters, ya a muy temprana edad conoció a Néstor con quien se casó y con quien compartían el llamado a una militancia revolucionaria, y así se incorporaron a Política Obrera, una organización que  hacía una crítica sistemática al foquismo y al peronismo, al tiempo que desarrollaban una militancia intensa de los estudiantes en el movimiento obrero. En ningún momento dejó de acompañar a Néstor mientras rotaba de penal en penal, y comenzó a militar en el Movimiento de Familiares de detenidos y presos por razones políticas donde conoció a Alfredo Astiz, que se había infiltrado entre ellos. Supo de la verdadera identidad del marino cuando fue revelada por los medios.

Mientras Nestor  permanecía "a disposición del Poder Ejecutivo Nacional" -sin causa ni proceso- en el penal de Rawson, su esposa Laura  fue secuestrada por los grupos de tareas de la Esma.
Laura -que falleció hace algunos años en un accidente automovilístico- pudo referirle a su compañero los detalles de su cautiverio recién un año más tarde, dadas las condiciones de detención que él todavía sufría en Rawson y la vigilancia que los represores mantenían sobre ella.
Laura fue secuestrada el  21 de septiembre del año 77, en el domicilio donde vivían  junto a sus hijos Máximo y Diego, de 3 y 4 años en aquel entonces. La patota invad el departamento en la madrugada; llegaron en autos Falcon, vestidos de civil y fuertemente armados. Revisaron todo el departamento y se apropiaron de documentación y otros papeles personales. Laura logró convencer a los secuestradores de que dejaran a los niños -que se aferraban aterrados a su pijama- con la empleada.  La llevaron encapuchada en un Falcon con techo vinílico a un primer centro clandestino donde fue torturada durante 24 horas antes de ser trasladada a la ESMA.
Le preguntaron por nombres de compañeros del movimiento de derechos humanos, familiares de detenidos por razones políticas, junto a los cuales mi compañera militaba”.
En ese primer lugar de detención, Laura se encontró con otro militante de PO, Fernando “el Cura” Sanchez, quien permanece desaparecido desde el año 1977. Fernando Sanchez fue trasladado a la Esma; donde también vio a otros militantes de PO a los cuales Laura pudo identificar: Graciela Granica, Juan José Cuello y Gustavo Grassi ("Mondragón"). Mondragón también permanece desaparecido hasta el día de hoy.
Laura fue liberada en los primeros días de octubre, en un auto que compartió con Granica y el Gallego Cuello.
Durante su paso por la ESMA, Laura constató la existencia del cuarto de las embarazadas, "porque fue el lugar donde curaron las heridas que tenía por permanecer engrillada, esposada y vendada".
Nestor aportó también que Fernando Sanchez estuvo detenido con él antes del 76, cuando ya la represión estaba desatada. "La banda de las tres A estaba integrada por muchos de los que después se convirtieron en los torturadores y responsables de la dictadura".
“Tanto Fernando como yo -que era delegado sindical de una fábrica metalúrgica muy grande- caímos presos por nuestra actividad política y gremial, sin ninguna otra acusación…”.
"Militábamos en Política Obrera, que es el antecedente de la organización política que va a dar lugar en el año 83 al actual al Partido Obrero. Política Obrera era una organización -como lo es hoy el Partido Obrero- que pugna por  la transformación profunda de la sociedad, por el  socialismo, que lucha contra el capitalismo y por un gobierno de trabajadores.”
Laura estuvo en "capucha" y en "capuchita", dijo Correa: "yo he visitado la Esma. La he visitado con el movimiento de Memoria, Verdad y Justicia, en defensa de que la Esma no sea transformada en  lo que no es; que sea un lugar que permita, no en un sentido perverso, si no en un sentido amplio conocer la historia de nuestro país. Ella estuvo en lo que se llamaba 'capucha' y, en algún momento, en 'capuchita'. Pude reconstruir los recorridos que ella me describió del lugar.
El 25 de diciembre de 1978, Laura y Néstor pudieron escapar a Brasil junto a sus hijos. Allí continuaron su lucha y lograron arrancar la primera solicitada publicada en Clarín contra el genocidio, que fue firmada por Chico Buarque de Hollanda, Milton Nascimento, y otros artistas e intelectuales, denunciando lo que ocurría en Argentina. “Cuando explicábamos que secuestraban a los niños, que les quitaban la identidad, la historia, recuerdo que esta gente se levantaba de las sillas de indignación. Sí, seguimos trabajando para que esto  que allí era chiquito ocurra, para que haya justicia, juicio y castigo a todos.”
Néstor concluyó manifestando que su presencia en este juicio -"aun con las enormes limitaciones que tiene"- es un triunfo de los que siguieron luchando a pesar de todo.
Quiero rendir un homenaje a todos los luchadores sociales, que son los que han construido nuestro país y todo lo bueno que tenemos, la educación; en particular, a los luchadores por los derechos humanos que han mantenido su vigor, muy en particular a Adriana Calvo de Laborde, fallecida, secretaria adjunta del gremio de los docentes universitarios que yo presidía. A mi compañera, un homenaje. Un homenaje al gran Fernando Sánchez y todos los compañeros del Partido Obrero, no porque sean mejores que ningún otro luchador, sino porque son mis compañeros en particular.”
Lo que ha ocurrido no fue el acto salvaje, inhumano, brutal de algunos individuos enloquecidos: se trató como un genocidio, de un plan premeditado para eliminar a la gran juventud trabajadora, estudiantil, popular de Argentina que se levantaba contra un país que ya en ese momento estaba siendo quebrado.”
Correa solicitó expresamente al tribunal que se defina a estos crímenes como genocidio, “no porque eso sólo de por sí inmediatamente va a llevar a la silla de los acusados a quienes financiaron el golpe, a los que los bendijeron a quienes iban a secuestrar, torturar y matar,  deben estar en el banquillo de los acusados. Creo que se trata de un genocidio social y político. ¿Y cuál es el valor de decirlo? Que las nuevas generaciones, las actuales generaciones, deben conocer bien lo que ocurrió".
"Ya en este momento, un  gobierno que ha impulsado en parte estos juicios pero que, a la vez, les pone limites increíbles, nombra como comandante de las fuerzas armadas a alguien sospechado, denunciado -el general Milani- como partícipe que, como mínimo, tendría que ser investigado”.
En ese momento los aplausos llenaron el silencio de la sala.
En esta audiencia  hubo además otros testimonios.
También declaró Yamila Zabala Rodriguez, hija del ex diputado Miguel Angel Zabala Rodriguez  y de Hilda Cañuete.
El 22 de diciembre de 1977 delante de Yamila y su hermana, asesinan a su padre y secuestran a su madre delante de las niñas. A las nenas de 4 y 2 años las dejan en ese mismo lugar, y por la madrugada, las llevan a la comisaría de la zona y de ahí, al Instituto Riglos de Moreno, por donde pasaron hijos de compañeros detenidos y desaparecidos.
En el instituto estuvieron 3 meses hasta que sus abuelos logran dar con las niñas. 
Su tía Julia Zabala Rodriguez también desapareció en noviembre de 1978 y estuvo cautiva en El Olimpo para ser trasladada luego a la Escuela de Mecánica de la Armada, el mismo centro clandestino donde encontró su destino final su madre. Zavala Rodriguez fue junto a los Lizaso, uno de los fundadores del Partido auténtico.
El cuerpo de Zavala Rodriguez fue entregado a la familia con la condición que no se realizase velatorio.
Sebatián Rosenfeld Marcuzzo nació en la Esma en 1978 cuando a su mamá Paty Marcuzzo la trasladan desde Mar del Plata donde fue secuestrada y estuvo cautiva con su compañero Walter Rosenfeld. Ambos, militantes de la JUP fueron vistos por última vez el día de la madre de 1977 cuando informaron a sus familias que Paty estaba embarazada. Luego de búsquedas infructuosas, llegó un grupo de gente en auto a la casa de la abuela materna y, recibidos por su tía Sandra Marcuzzo –quien también prestó testimonio hoy- le dejan a Sebastián en un moisés con una carta de su madre que decía que lo iban a tener que cuidar.
Graciela Daleo, sobreviviente de ESMA le entregó un pañuelo bordado por Paty que tenia un fragmento de la canción de Serrat “De parto”.

Luego declaró Juan Héctor Marsicovetere, amigo de la infancia y compañero en sus inicios de militancia de Víctor Cetrángolo. A Víctor lo llevan a El Olimpo y se reencuentra con su amigo en la Escuela de Mecánica de la Armada donde también estaban Deudeves, Fatala entre otros. Marsicovetere fue liberado  y secuestrado nuevamente tiempo después, donde también, la patota militar le robó una suma importante de dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada